Hokuto no Ken: el patriarca del shonen

Imagina por un momento que puedes fusionar unas cuantas películas y hacer lo que te venga en gana. Ponte en la siguiente situación: estás fumando hierba en tu casa mientras ves la fabulosa Samurai Cop, te viene a la cabeza una de esas ideas brillantes. ‘’ ¿Y si mezclo Mad Max con el cine de serie B de Kung Fu, en plan los maestros tullidos o Ninja Wars, y pongo a Silvester Stallone de protagonista?’’. Pues me temo muchacho que éso ya existe, la serie es: ‘’Hokuto no Ken’’ y hoy voy a dar mi opinión de mierda sobre ella. ¡Alle Voy!

Nice!

Antes de nada, quiero decir que a falta de mejor documentación, Hokuto no Ken es el abuelo del género shonen. Hay que entender que el shonen en verdad es una demografía, aunque en los últimos años, cuando se habla de shonen la gente entiende el género de aventuras y peleas.

 

Lo que quiero decir es que esta serie influyó de manera muy fuerte a Jojo’s Bizarre Adventure, a Seint Seiya o a Dragon Ball Z y posteriormente, Naruto y One Piece se inspiraron en las populares obras que fueron influenciadas por Hokuto no Ken.

 

kenshiro vs seiya

 

Hokuto no Ken (o Fist of the North Star) nos lleva a un mundo post-apocaliptico provocado por una guerra nuclear. En un mundo donde rige la ley del más fuerte, seguiremos a Kenshiro, el único sucesor del Hokuto Shinken, un estilo de combate que destruye el cuerpo de sus enemigos de dentro a fuera.

 

La premisa suena bastante estúpida, sin embargo, ha influenciado a las obras con mayor repercusión en el medio y como siempre digo, no importa lo que hagas sino como lo haces, pero ¿cómo lo hace Hokuto no Ken?

 

A primera vista, la serie es horrible. La ambientación solo está presente en los primeros capítulos, luego se hace monótona y repetitiva. Un mundo desértico a lo Mad Max puede estar interesante pero apenas se explora, es casi como una excusa para que la población no tenga armas de fuego y la gente use armas blancas o sus puños para sobrevivir.

 

Los personajes son tremendamente unidimensionales. Kenshiro (el prota) es el ‘’prototipo’’ de personaje de Stallone: callado, serio, estoico y con un sentido de la justicia que consiste en matar de una forma despiadada y atroz a quién se comparte de manera injusta. Los secundarios o compañeros de Kenshiro están de relleno y en líneas generales solo son útiles para ser secuestrados o heridos y que Cobra (perdón quería decir Kenshiro) resuelva la situación. Los villanos son tres cuartos de lo mismo, o son malos porque sí, o son malos porque son subordinados de gente mala.

 

La serie es tremendamente melodramática, todos, y cuando digo todos me refiero a todos, tienen pasados super trágicos. Normalmente, la serie recurre mucho a la violencia explicita y a la tortura de personajes para proponer conflicto y lejos de ser malo, ésto me agrada. A día de hoy, no me imagino series o películas en donde se pueda ver como descuarticen a un niño, mujer, anciano o mascota.

AggressiveElasticKoi-max-1mb

– Omae wa mou Shindeiru
– Nani!?!

Normalmente, no me gusta lo edgy, esta serie es gore y recurre a la victimización de inocentes para darle licencia a Kenshiro para ser despiadadamente brutal, no obstante, todo es tan estrafalario y sus muertes son tan absurdas que no puedo evitar no reírme.

vs Tank

1 vs 1 sin camiseta a puñetazos contra un tanque, di que si.

Aunque el mayor problema de Hokuto no Ken es su trama. Ésta cambia continuamente, se nota que la intención del autor era hacer tiras cómicas como la de los superhéroes de los años 50. No obstante se inventan una trama, pero resulta que la princesa no estaba en otro castillo, sino que estaba muerta, por lo que se vuelve a cambiar la trama y cuando se cambia, entra en bucle repitiendo conceptos, personajes y situaciones. Básicamente, el guion es un horror conceptual, por lo que pasamos al apartado técnico, a ver si hay ahí algo salvable.

 

El anime no cumple las expectativas en el terreno audiovisual, hay que tener en cuenta que los medios de hoy no son los mismos de hace casi cuarenta años. La animación es estática y limitada (aunque éso no siempre debe ser un problema) las escenas de combate son repetitivas y ni se molestan en intentar dibujar fondos cuando están en una secuencia de acción (salvo contadas excepciones)

00d633435db9d3581616fb69179e56af9bcdc352_hq

La super animación de los 80’s.

El diseño de personajes se me hace extraño y es que el anime me parece que no está a la altura si lo comparas con el manga. En el manga, muchos personajes parecen celebridades de los ochenta (de hecho, Kenshiro es la viva imagen de Stallone) y éso en el anime se pierde. No obstante, el diseño es muy carismático, aunque a veces, las proporciones físicas de los personajes se deformen y no lo digo por esos cuerpos musculosos sino porque los personajes pasan a cambiar sus proporciones físicas de escena a escena.

 

Bueno, eso era la crítica, ahora viene el momento de la opinión. Los gabachos inventaron una palabra llamada Nanar que básicamente viene a significa que una película es buena precisamente de lo mala que es. Hokuto no Ken entraría dentro de esta definición, la serie cae en el maravilloso género de la comedia involuntaria. A pesar de todo lo que he dicho sobre guion y animación, la obra tiene carisma y al final, a pesar de que comete casi todo tipo de errores habidos y por haber, es sumamente divertido ver a Silvester Stallone en versión manga tocándo con el dedo en la sien y diciendo que en cinco segundos estas muerto. Todo es tan estrambótico que al menos yo, no puedo dejar de reír. Esta serie bebe excelentemente del cine trash de artes marciales de los setenta y ochenta así que si, obviamente recomiendo Hokuto no Ken y no solo por ser una comedia involuntaria, sino por su valor histórico, de esta manera, podemos entender porque el shonen, como género, es tan malo.

97704ef2e3bb0834299ac784ed6e658c

Has logrado un lugar en mi kokoro, Kenshiro.
Anuncios